Mlomp, sanctuario cultural del Diola Kassa en la Casamance

A nueve kilómetros de Oussouye, capital del departamento más meridional de la Casamance, se sitúa el poblado de Mlomp. Conocido como un gran pueblo de tradicionales ancestrales, Mlomp es la aldea más poblada de la zona. El pueblo está cogiendo cada vez más fama en el mundo turístico por sus majestuosas ceibas y sus casas de dos plantas. Aunque en el pasado no era raro ver una casa con una habitación en la segunda planta que servía de granero, las famosas casas de dos pisos que se pueden encontrar aquí, totalmente de tierra sin ninguna mezcla, están inspiradas en modelos europeos. Surgieron a iniciativa de un nativo, antiguo soldado del ejército francés, quien tras la segunda guerra mundial decidió reproducir el modelo de viviendas europeas en su tierra, pero con materiales locales. Esas edificaciones únicas figuran desde el 2003 en el listado de Monumentos Históricos Nacionales.

Ceiba en Mlomp

Justo al lado está el Hutendukay, un museo tradicional Diola, cuyas exposiciones revelan al turista la cara más íntima y original del universo campesino, del tradicionalismo y del animismo que habita el País Kassa. Por un lado, las piezas expuestas se relacionan con la vida sociocultural del Diola, la agricultura, la pesca o la caza. Por otro, los armamentos y los escudos sumergen al visitante en la tradicional rivalidad entre aldeas o grupos étnicos. Lo más curioso es la parte dedicada a la vida religiosa, regida por los fetiches. Estos altares son en realidad la representación física del conjunto de los espíritus de los antepasados, que se consideran intermediarios ente Dios y el ser humano. Entre otras prácticas y creencias, la reencarnación en el mundo tradicional animista Diola ocupa un lugar importantísimo. Entre los animistas Diola, se cree que “los muertos no han muerto”, sino que han pasado a otra etapa de la vida. El museo Hutendukay explica a los visitantes cómo los muertos, considerados “ciudadanos” del más allá, comunican con los vivos, actúan en nuestro mundo y cómo al final de un ciclo vuelven a la vida terrestre.

Baobab sagado de Mlomp

En Mlomp, la primera reacción de cualquier turista es sin duda alguna dejar constancia de su paso sacando algunas fotos debajo de las tres alucinantes ceibas que dominan el Hutendukay, plaza pública que le dio su nombre al museo. Un recorrido por el pueblo completa las explicaciones del conservador hasta el “baobab sagrado”. En este sentido, Mlomp es una etapa casi obligatoria antes de entrar en la parte marítima de la Casamance, con sus islas y brazos de mar laberínticos enmarañados de manglares, en cuyas raíces se pegan las ostras. Desde aquí se llega fácilmente a Elinkine, Carabane, Oussouye, Djiromaït, Séléky o Pointe Saint-Georges, el mejor destino para avistar los manatíes, mamíferos marinos en peligro de extinción y uno de los símbolos de esta zona de Senegal.

Escrito por

Sin comentarios to “Mlomp, sanctuario cultural del Diola Kassa en la Casamance”

  1. [...] A unos 10 km de Oussouye, famoso por sus casas de dos plantas, sus grandes ceibas y su historia. Es un poblado tradicionalmente animista: http://www.ecotours-senegal.com/etnias/mlomp-sanctuario-cultural-del-diola-kassa-en-la-casamance/ [...]