LA PETITE CÔTE

Autenticidad frente al turismo de balneario en la Petite Côte

La Petite Côte (Pequeña Costa), al sur de Dakar, es uno de los principales destinos turísticos de Senegal. Sus cobijadas playas, su mar repleto de abundante pescado y sus pueblos pintorescos llamaron la atención de la boyante industria turística en los 60 ó 70. De aquella época queda el macro complejo hotelero de la estación “Soleil de Saly” que, a imagen y semejanza de EEUU, de muchos destinos mediterráneos u occidentales, reúne en su seno hoteles, residencias hoteleras y, en definitiva, todo tipo de símbolos asociados a una tipología de masas, colonizadora, destructiva y basada en una realidad que poco tiene que ver con el día a día de los senegaleses. En cualquier caso,la Petite Côte alberga varios lugares que merecen la pena ser visitados y que constituyen ejemplos de modelos turísticos bien desarrollados y de autenticidad.

La Reserva Marina de Popenguine es un símbolo de la lucha de la mujer contra la degradación ambiental, con todo lo que ello implica. Ante el problema de un litoral cada vez más degradado, la creación de la Reserva Natural Comunitaria supuso un golpe de efecto y, en ella, la Dirección Nacional de Parques le dio la gestión de un campamento comunitario a una Asociación local de Mujeres, con el objetivo de fijar población al territorio y crear empleo local. Hoy en día el campamento es uno de los ejemplos de éxito comunitario en Senegal y los resultados del proyecto son evidentes. Por un lado, se ha restaurado buena parte del ecosistema original, regenerando muchas especies de flora y fauna. Por otro lado, una actividad turística responsable y sostenible con el entorno ha dado ingresos a la comunidad local y ha proporcionado valor y atractivo a un entorno que caminaba directamente al olvido.

Joal Fadiouth

No es el único ejemplo en la zona. La ciudad de Joal es un pequeño municipio pesquero a 120 kilómetros al sur de Dakar, caracterizado por ser el lugar natal de Leopold Senghor, primer presidente democrático de Senegal y por estar unida a la isla de Fadiouth por una magnífica pasarela de madera. Fadiouth es probablemente el lugar más singular de todo Senegal. Al igual que en el resto del país, es todo un ejemplo de tolerancia religiosa y de respeto al prójimo. El 90% de los senegaleses son musulmanes. Sin embargo, el 90% de los habitantes de Fadiouth son católicos y eso no quita que hayan sufragado entre todos la construcción de una mezquita para sus hermanos musulmanes o que compartan cementerio, en todo un símbolo de amistad eterna.

Joal

Hablamos de una isla con colinas artificiales que se construyeron para mantenerla a flote, con unos diques que mantienen las crecidas del mar para evitar su hundimiento. A Fadiouth la llaman la isla de las conchas y no es de extrañar que le den ese nombre una vez que la pisas. El suelo de la isla esta recubierto de conchas blancas de berberechos que crujen bajo tus pies y durante la marea baja es muy común ver a sus habitantes recoger este molusco, degustado en todas las casas y restaurantes, así como a los cangrejos violinistas de una sola pinza ocupando la orilla.