SINE-SALOUM

Un ejemplo de manual de ecoturismo en el delta del Sine Saloum

El delta del Sine Saloum, al norte de Gambia, sólo encuentra paralelismo en todo Senegal con la Casamance. Ambas zonas tienen un valor ecológico y medioambiental incalculable gracias a las desembocaduras de los ríos Casamance y Saloum, en forma de multitud de brazos tupidos de manglares. El ecosistema que se forma con esta especie de frontera natural entre el mar y la tierra es extremadamente rico y frágil a la vez, debido a su especial sensibilidad a las actividades humanas y los efectos del cambio climático en las crecidas de las mareas. Entre 1980 y 2008, 3,6 millones de hectáreas de manglar desaparecieron en todo el planeta y en el mismo período desapareció una cuarta parte de todos los manglares que había en el África occidental.

Por suerte, el devenir de los acontecimientos está cambiando gracias a la acción de entidades como Oceanium, un organismo senegalés dedicado a la conservación medioambiental de zonas costeras y litorales. La repoblación de millones de manglares en los últimos tres años hace que el futuro se vea con mucho más optimismo y que la protección de un ecosistema tan vital sea una realidad, no sólo por su valor medioambiental, sino sobre todo por su función de protección natural de zonas agrícolas costeras contra la sal marina. Estas acciones no han sido las únicas, ya que Oceanium también ha sido el artífice de otra iniciativa singular que debe estar en la hoja de ruta de cualquier visitante en Senegal. Dentro de los límites del Parque Nacional y Reserva de la Biosfera del Delta del río Saloum, se encuentra la Zona Marítima Protegida Comunitaria de Bamboung.

En esta área protegida se encuentra otro de los proyectos turísticos comunitarios de éxito en Senegal. Ejemplo de manual de ecoturismo y caso práctico de estudio a nivel internacional. El campamento comunitario de Keur Bamboung es todo un símbolo de cómo el turismo, desarrollado por unos cauces responsables y en manos locales, puede convertirse en una oportunidad de diversificación económica y de mejora para los habitantes de una comunidad. Cuando hace siete años fue declarada la Reserva Marina protegida de Bamboung, fueron muchas las voces que se alzaron en contra de una medida tan restrictiva para la pesca, principal sustento para las poblaciones del lugar. Hoy en día, los pescadores comprueban día a día que la pesca se ha triplicado en las zonas adyacentes a la Reserva, que se han recuperado especies locales de peces que hacía años que comenzaban a escasear y, sobre todo, han comprobado como el turismo puede ser una actividad complementaria y provechosa con la que obtener un beneficio para ellos y sus familias.

Keur Bamboung

El Campamento Comunitario de Keur Bamboung está gestionado por los 14 pueblos que se encuentran ubicados en la Reserva, con un gerente externo que resuelve equitativamente cualquier disputa que pueda surgir. Los ecoguías que trabajan mostrando la riqueza de biodiversidad de flora y fauna marina en el entorno del campamento y en la Reserva son antiguos pescadores. La oferta de actividades para los turistas abarca desde senderismo interpretativo, hasta rutas en kayak o paseos a marea baja por los manglares. La huella ecológica del pequeño complejo de cabañas es mínima: integrado perfectamente en el entorno, unos paneles solares generan la electricidad necesaria y se aprovecha el agua de la lluvia para los baños. La paz y tranquilidad que encuentras es infinita y el ir y venir continuo todo el año de un flujo controlado de turistas, denota claramente que aquí las cosas se están haciendo bien.